LA VERDADERA FAMILIA FLORES
1/8/2008



Son silleteros  por herencia, cultivan hortensias y cartuchos. Sueñan con exportar sus flores y cada agosto se preparan para participar en el desfile de silleteros como lo vienen haciendo desde hace 40 años, cuando el abuelo, don David Emilio Sánchez, participó por primera vez como fundador y silletero del desfile de flores más famoso de Colombia. 


La familia Flores que por estos días camina por Medellín invitando a la Feria, con su marcado acento paisa y sus chistes costumbristas, no son más que una representación teatral de un colectivo campesino.

Diferente es tener un encuentro con una familia silletera real que lleva las flores en su corazón y cultiva la tierra en busca de la mejor producción de papas y claveles.

Una familia de las que madrugar a las 3 de la mañana no tiene ningún esfuerzo, donde la casa huele a café montañero hecho en panela, a arepas molidas con el afrecho a la vista.


Así es la familia de don Rodrigo Sánchez, silletero de la vereda San Ignacio, que cuenta con 150 silleteros, donde las flores son el sustento y la motivación de sus hijos y vecinos.

Una casa en material, tapia y ladrillo a la vista, cuyos enseres pasan a otro plano porque la silleta es lo primero, y los rincones por donde caminar se interrumpen con los baldes, las flores, los tallos y la madera seca; listos para el desfile.

Esta familia es especialista en silletas comerciales y emblemáticas. La paz, el conflicto colombiano y la esperanza hacen parte de los temas de sus silletas. Y don Rodrigo exhibe con orgullo sus cintas ganadores de desfiles anteriores.


En esta casa todos tienen que ver con el tema de las silletas: los hijos (Rodrigo, Juan David y Astrid Elena) y los papás (don Rodrigo y doña María Marleny). Todos ellos cada 7 de agosto se alistan para bajar a Medellín con sus silletas a cuestas. Orgullosos cuentan que han estado en Nueva York y Venezuela, y  de cuenta de la tradición silletera le han dado la vuelta al país: Montería, Bogotá, Cali y Cartagena.


Don Rodrigo cuenta que el trato es de hotel 5 estrellas, que los materiales de las silletas los tienen en sus lugares de destino, y que ellos solo van con la maleta y hasta sin plata, porque el Gobierno les paga todo. "A uno lo tratan como un rey, no necesitamos llevar nada. El trato a los silleteros es cada vez mejor".


Cuando se habla de flores, toda la familia con propiedad cuenta que sus silletas pueden llevar fulli (pompones), soldado amarillo, margaritas deicy, cartuchos blancos, callas verdes, hortensias, pinochos, ararias y viraviras. Algunas flores son de sus predios, otras las consiguen en el Oriente antioqueño con las empresas exportadoras.


Esta familia que podría llamarse Sánchez "Flores", llegará al desfile este jueves 7 de agosto con 3 silletas comerciales, 1 emblemática y un carro de 4 metros decorado por ella. Un trabajo arduo que les quitará el sueño, pero que una vez maravillará a con los colores de las flores de Santa Elena.