NIÑA HONDUREÑA DE 13 AÑOS PROTAGONISTA EN CUMBRE MUNDIAL DEL VIH
4/8/2008



"Yo tengo a mi mamá y a mi papá que también viven con el VIH. Mi papa está padeciendo enfermedades relacionadas al sida. Él está ciego y en silla de ruedas y es muy difícil para mi verlo así", afirmó la menor, que leyó una suerte de manifiesto de la juventud y la niñez en la conferencia.

"Queremos participar y ser escuchados, que los gobiernos tomen en cuanta nuestra opinión y nuestras necesidades", indicó Karen, que sueña con un futuro "con oportunidades para los más pobres y vulnerables, un futuro sin estigma ni discriminación".

La niña, que al concluir su discurso se abrazó con el presidente del país anfitrión, Felipe Calderón, el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y sus respectivas esposas, pidió además una mejor educación sexual para los adolescentes.

"En esta etapa de la vida en que estamos conociendo nuestros cuerpos y experimentando nuevos sentimientos, en que sentimos mariposas revoloteando en el estómago, es necesario que contemos con la información sobre nuestra sexualidad y los cambios que ocurren en nuestro cuerpo y cómo lo estamos viviendo", dijo.

También se refirió a sus aspiraciones personales y a las de los niños que se encuentran en una situación similar a la suya.

"Muchos de nosotros y nosotras queremos ser artistas, médicos, maestros, hasta casarnos y tener hijos. Yo quiero ser cantante, estoy estudiando mucho para alcanzar ese sueño", dijo la pequeña, respaldada por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Sin embargo, "lograr esas metas y sueños solo será posible cuando se nos den los cuidados y atención que necesitamos, cuando se nos asegure que tendremos siempre los medicamentos que necesitamos, cuando se nos acepte en los centros educativos, y cuando se nos de la oportunidad de crecer en un ambiente sin violencia, estigma y discriminación", agregó.

A partir de este lunes y durante cinco días, más de 20.000 expertos, autoridades y representantes de colectivos afectados, debatirán en la capital mexicana sobre los avances y los retos en la lucha contra el sida en una reunión que tiene como lema "Acceso universal, ¡ya!".

Ban Ki-moon reclama "fondos de largo plazo y sostenidos"

"Cuando la lucha contra el sida se acerca al final de la tercera década aún enfrentamos un enorme déficit de recursos", afirmó Ban al inaugurar en la ciudad de México la XVII Conferencia Internacional sobre el Sida (AIDS 2008).

En opinión de Ban, "en la medida en que más gente reciba el tratamiento y viva más años los presupuestos crecerán considerablemente en las próximas décadas", por lo que "en los países más afectados los donantes tendrán que proveer la mayoría de la financiación".

Pese a los reclamos, Ban elogió a las autoridades de Estados Unidos por una reciente ley que permitirá destinar 48.000 millones de dólares a la lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria en los próximos cinco años.

También subrayó el compromiso de los países más industrializados (G-8) "de seguir trabajando hacia del acceso universal a la prevención y tratamiento en 2010".

El secretario de la ONU hizo hincapié en que la conferencia se celebre por primera vez en América Latina, "fuente de algunas de las respuestas más dinámicas al sida pero también escenario de otros grandes retos".

Opinó que es motivo de esperanza que "más gente que nunca antes acceda ahora a la prevención y tratamiento del sida en los países de medios o bajos ingresos, como algunos de esta región".

No obstante, consideró que "se requiere un esfuerzo incluso mayor" pues a muchos países les queda todavía "un largo camino para cumplir la meta del acceso universal".

Por último, instó a los países a crear o reforzar las leyes contra la discriminación que sufren los enfermos de este mal y los sectores más vulnerables, como las mujeres, los homosexuales, la prostitución, los consumidores de droga y las minorías étnicas.

"Esto tiene que cambiar", apuntó Ban al recordar que un tercio de los países del planeta carecen de leyes que protejan a los portadores de la enfermedad  y al ensalzar de nuevo a Estados Unidos por haber levantado las restricciones migratorias a las personas con el VIH.

Además, prometió que la lucha contra la epidemia seguirá siendo "una prioridad de todo el sistema de Naciones Unidas".