LA CASA ECOLÓGICA
10/8/2008



Que Bill Gates haya comprado una casa por 97 millones de dólares no es noticia. Lo novedoso es que la vivienda es ecológica: está adaptada para aprovechar al máximo la energía solar.
 
La misma línea la siguen hoy otros famosos como Brad Pitt, quien construirá un hotel ecológico en Dubai, y Leonardo DiCaprio, quien adquirió una casa con paneles solares y jardín en el techo.
Parecen ideas para gente con dinero, pues no son pocos los costos que implica adaptar un espacio con elementos que consumen poca energía y poca agua, pero a largo plazo resultan una inversión saludable para el bolsillo y la naturaleza: el ahorro se verá reflejado en la disminución de la tarifa de los servicios, y el medio ambiente resultará menos lesionado por cuenta de la disminución de gases y radiaciones que aceleran el calentamiento global.

Los creadores de electrodomésticos también están en esa tarea. En el mercado ya se puede encontrar una variedad de elementos para el hogar pensada en las necesidades futuras de la humanidad: televisores que tienen un bajo consumo de energía, lavadoras que funcionan sin agua, aires acondicionados que envían aire frío solo a la parte donde perciben una fuente de calor, y una gran variedad de accesorios que hacen evidente la preocupación por los daños que muchos de estos aparatos le hacen al planeta.
La reconciliación con el entorno no solo es parte de las políticas de diseñadores de electrodomésticos.

Los arquitectos también han jugado un papel clave en el diseño de estructuras que permiten la instalación de paneles solares para proveer agua caliente a la vivienda y climatizar la piscina.
Hoy día no hay ámbito del diseño que sea ajeno al calentamiento global y a la preocupación por la devastación de la Tierra.

Por eso cada parte de la casa tendrá en el futuro la obligación de ser amigable con el medio ambiente. CAMBIO presenta los avances más destacados en este campo.
El grupo vasco Fagor Brandt fabricó Aion, una cocina ecológica que utiliza plantas para filtrar el agua y el aire.Los paneles solares son mucho más funcionales que hace 10 años.

Los científicos se ingeniaron la forma de incorporar tres capas de silicio a cada una de las celdas. Gracias a este avance, pueden calentar agua y generar electricidad al mismo tiempo, cosa que antes se lograba con módulos separados (los colectores solares para el agua caliente y los paneles solares para obtener energía).

Además, el techo no es el único lugar donde se pueden ubicar: en el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) diseñaron recolectores de energía solar para ventanas y celdas generadoras de electricidad para ser ubicadas en los marcos.
Los monitores de cristal líquido de poco grosor reducen hasta en un 70 por ciento la cantidad de energía que un televisor necesita para funcionar.
 
El Eco Flat TV, de Phillips, ofrece además un sensor que detecta el nivel de iluminación de la sala para evitar emitir más de la necesaria.
Se llama Oceanía, diseñada por el británico Tez Patel, y hace parte del programa de tecnologías ecológicas Greenfreeze, que adelanta la ONG ambiental Greenpeace.

Tiene tres niveles de enfriado independientes que funcionan por medio de la refrigeración magnética y logra un bajo consumo de energía porque el usuario puede desactivar el nivel que no necesita. Este invento reduce en 50 por ciento la emisión de gases CFC (clorofluorocarbonados), causantes del deterioro de la capa de ozono.
Aqua, de Sanyo, ahorra hasta 50 litros de agua en cada ciclo.
 
También lava en seco con productos antibacterianos que quitan los malos olores de la ropa y eliminan el 80 por ciento de manchas.
El aire de Mitsubishi Electric Corp. dispone de un move eye (ojo en movimiento) para detectar fuentes de calor y así enviar el aire en esa única dirección. El aparato ahorra hasta un 50 por ciento de energía.