EL GOBIERNO ARGENTINO NACIONALIZO EL SISTEMA DE PENSIONES
21/10/2008



Con la firma de la presidenta Cristina Fernández se traspasarán al Estado los aportes de millones de trabajadores, que alcanzan unos 30.000 millones de dólares.


'Hoy estamos decidiendo sobre el patrimonio de los jubilados del país', dijo la mandataria durante un discurso en la sede de la Administración Nacional de Seguridad Social, ANSeS.

'Estamos adoptando esta decisión en un contexto internacional donde los principales Estados... están adoptando una política de protección hacia bancos y nosotros hacia los jubilados y trabajadores', añadió.

El proyecto establece la creación de un nuevo régimen denominado SIPA (Sistema Previsional Argentino) y pone fin al sistema privado iniciado en 1994 que está en manos de 10 Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones (AFJP).

'Venimos a dar por terminado el experimento fracasado del régimen de capitalización', dijo el titular de la ANSeS, Amado Boudou.

'La única motivación que tiene el gobierno nacional para llevar adelante esta medida es rescatar de la incertidumbre y la imprevisión social a nuestros futuros jubilados', añadió.

Aunque el gobierno asegura que con la reestatización del sistema previsional busca proteger a los aportantes al sistema de la caída en la rentabilidad que han sufrido los fondos privados de pensión por la crisis financiera global, los analistas creen que en realidad pretende asegurarse el financiamiento de su deuda.

El proyecto de reestatización del sistema de pensiones llega en momentos en que el gobierno realiza ingentes esfuerzos para obtener los fondos necesarios para cumplir con sus obligaciones en los próximos tres años en el contexto de una crisis global que dificulta su acceso al crédito. Los vencimientos de deuda para 2009 alcanzan los 12.000 millones de dólares.

La reestatización le permitirá al gobierno controlar los 98.000 millones de pesos (unos 30.100 millones de dólares) en poder de las AFJP, que se suman a los 15.000 millones de pesos (unos 4.600 millones de dólares) que aportan anualmente los trabajadores al sistema.