EL LIDERAZGO FEMENINO... ES MUNDIAL
12/4/2009



Y no sólo con motivo del Mes de la Mujer, que  yá pasó.  Ante todo, por coincidir con los signos de recesión en nuestra economía y cómo ahí, más que nunca, se requiere ejercer verdadero liderazgo en nuestras compañías.Que también lo ejerzan las mujeres, claro está. Al fin y al cabo ya han asumido puestos de dirección en muchas empresas, a diferencia de lo que sucedía hace varios años, gracias incluso a su mayor formación profesional, académica, del más alto nivel. Que cada mujer ejecutiva, en fin, sea auténtica líder en su empresa, como tanto se dijo durante este foro.Pero, ¿cómo alcanzar tal objetivo? De hecho, la presencia de mujeres líderes, desde la Primera Dama de la Nación, Lina Moreno de Uribe, hasta Janet Cronick, de Estados Unidos, nos demostró con creces que "el modelaje" es un factor clave, pues se trata de seguir sus pasos, su ejemplo, para replicar en lo posible su exitosa trayectoria laboral.O al menos atender a sus lecciones, que no son pocas. Como la necesidad de capacitarse, con mayor razón en la actual sociedad de la información o del conocimiento, donde se presentan cambios continuos, especialmente en el mundo empresarial y en campos como la tecnología que nos permite elevar la productividad y ser cada vez más competitivos.Otra lección, sin duda, es la suprema importancia de la ética, de modo que la actividad empresarial se rija por valores y principios morales, lejos de creer que el fin justifica los medios o deslumbrarse por el poder, ese poder económico propio de los negocios, ni mucho menos dejar en segundo plano la vida familiar por un culto excesivo al trabajo.Conviene subrayar, además, los factores de éxito, en opinión de la ministra de Educación, Cecilia María Vélez: pasión por lo que se hace, sentimiento que se transmite a los demás; trabajar con las instituciones y en equipo, que ha sido su caso; tener claros los objetivos, con indicadores que permitan medir los resultados; y adaptarse a la realidad, entre otras.Janet Cronick, por su parte, destacó la importancia del ambiente familiar para formar el espíritu emprendedor de los hijos, obviamente al oído de los padres; cómo el liderazgo empresarial es, en primer término, saber guiar y motivar al resto de personal hacia una meta común; y hasta qué punto cada quien en la empresa debe darlo todo, hasta el 100%.Con sentido de solidaridad, asimismo. Porque cada uno –dijo en su presentación, donde fue aplaudida con entusiasmo- es sólo una pieza de un rompecabezas en el marco de una acción compartida, solidaria; y porque las ideas crecen cuando se comparten a partir de la comunicación directa entre los empleados, quienes contribuyen a resolver los problemas.

Por último, la creación de redes empresariales y, en particular, de mujeres empresarias o ejecutivas, es una clave indiscutible del éxito en la sociedad contemporánea, dado que la economía global –como lo demuestra la actual crisis mundial, según lo hemos planteado acá con insistencia- está interconectada. Se requieren alianzas estratégicas, mejor dicho hay mucha tela para cortar en el rol de la mujer actual.