POEMAS ENTRE LA LUMBRE Y EL AGUA
5/5/2009



"Para mí la poesía es una manera de expresar la vida", explica la poeta María Clara Ospina Hernández, que presenta su nuevo libro Entre la lumbre y el agua.Esa fuerza poética que corre por su interior le viene a Ospina desde muy niña, cuando sus padres, el ex presidente Mariano Ospina Pérez y doña Bertha Hernández, les inculcaron el amor por los versos a ella y a sus hermanos a través de concursos de declamación que hacían en la casa."Mi papá era un gran admirador de la poesía y había aprendido a declamar desde los 8 años. Se iba a la parte de atrás de su casa, en Medellín, a recitar en voz alta para perfeccionar sus dotes en la oratoria. Y mi mamá recitaba y cantaba en la casa", recuerda la escritora, quien alterna esta pasión por las letras con los viajes alrededor del mundo y las columnas para diferentes diarios como El Nuevo Siglo de Bogotá y El Nuevo Herald de Miami.Así se fue dando un amor por plasmar en verso todo cuanto la rodeaba. Una necesidad que la puede sorprender en aviones, trenes, buses, conciertos, frente a un paisaje lejano y que la obliga a escribir detrás de los programas de espectáculos, en servilletas o en cualquier papel que tenga a la mano. Entre la lumbre y el agua es un recorrido sobre las impresiones que le han dejado a la poeta la gran cantidad de lugares que ha visitado. "Pero también es un viaje por mi edad, por la vida de una mujer que va acercándose a los 60 años y quiere transmitir lo que va sintiendo. Y también es una expresión de lo que siento sobre lo que le pasa a mi Colombia. Por ejemplo, hay varios poemas por los niños que han muerto en esta guerra o los niños que han sido secuestrados"."Pese a que nada ignora de lo que la rodea, la poesía de María Clara Ospina es profundamente íntima a la hora de explorar sus sentimientos y escuchar todo lo que late en lo más hondo de su ser: el amor, el placer, las ansias de vida, pero también el recuerdo de los seres que ha perdido, saudades, penas y hasta los susurros de la muerte", comenta en el prólogo el periodista Plinio Apuleyo Mendoza, quien también presentará el libro el próximo 14 de julio en el Palacio de Linares, en Madrid (España).