A EXPLORAR EN ESTAS VACACIONES
4/7/2010



Caverna de las Brujas

Estalactitas, estalagmitas, pasadizos, silencio y oscuridad. Visitar la caverna de las Brujas a 75 km de Malargüe, Mendoza, es como hacer un viaje a las entrañas de la tierra, ya que requiere buen estado físico y un poco de audacia.

Adentro no hay ni verano ni invierno, ni día ni noche. La temperatura se mantiene constante en 9°C, aproximadamente, y la oscuridad es absoluta. La visita se hace con un casco con luz.

La caverna se formó a partir del constante aporte de agua de filtración, que penetró por fisuras en las rocas. El desarrollo de los espeleotemas se produjo entre 70.000 y 30.000 años atrás.

A partir de los 7 años se puede ingresar para realizar el recorrido que dura alrededor de dos horas. Entre los 4 y 6 pueden ingresar sólo hasta la Sala de la Virgen.

Es necesario solicitar turno en la Dirección de Turismo, porque se entra en grupos reducidos. Llevar ropa cómoda, pantalón largo y abrigo.

Tarifa: hasta 12 años, $ 15. Mayores, 30 pesos.

Minas de San Luis

Con casco y linterna, antiguas minas desactivadas reciben a los turistas para sumergirlos entre túneles, pasadizos e historias de tierra abajo.

La Carolina. Este pequeño pueblo a 80 km al norte de la ciudad de San Luis, todavía permite visitar la antigua mina de oro. Luego de una caminata de 10 minutos desde el pueblo se llega a la mina de oro, y allí se entra por el túnel hasta el fondo (unos 400 metros).

Se puede ir en excursión, que se combina con Inti Huasi ($ 140 por persona, no incluye el acceso a la mina) y otros pueblos, o por cuenta propia en auto. La visita a la mina dura alrededor de una hora y media y cuesta 25 pesos.

Los Cóndores. Desde Merlo, las excursiones parten hacia Concarán. Primero se visita el pueblo abandonado y luego la mina, con un guía minero que provee todo el material para bajar a las profundidades y recorrer unos tramos de sus 15 kilómetros de túneles. Fue el emprendimiento de tungsteno más grande del país.

Excursión de medio día, desde Merlo, $ 90 por persona. Serranías Tour, Av. del Sol 233, Merlo, (02656) 474-737.

Minas de Paramillos

En la Precordillera, muy cerca de Uspallata, Mendoza, sobre el antiguo camino a Chile, a 2600 metros, las minas de Paramillos transportan al pasado, precisamente al siglo XVII, cuando los españoles llegaron a este páramo en busca de minerales. La excursión propone recorrer primero las antiguas construcciones jesuíticas y españolas, y luego la visita la mina.

Hay dos opciones, el trekking minero, que sólo recorre el primer nivel y es apto para todas las edades (tarifa, 190 pesos).

Y el trekking con rapel. Entre el primero y el segundo nivel se hace un descenso en rapel. También se accede por una escalera al tercero. Sólo para mayores de 12 años (tarifa, $ 220). Incluye traslado desde Mendoza y asado libre con bebidas incluidas.

Desde Uspallata, trekking minero, $ 35, y con rapel, 70. Almuerzo opcional, 60 por persona.

Informes, 0261-425-9000. www.minasdeparamillos.com

Momias

El Museo de Arqueología de Alta Montaña (MAAM), en la capital salteña, fue creado especialmente a partir del descubrimiento de los niños del volcán Llullaillaco, las momias mejor conservadas del mundo.

Justamente aquí se pueden ver las tres momias descubiertas en 1999 en el volcán mencionado, a 6730 metros de altura. Se trata de La doncella , ya que tenía 15 años al morir, El niño , de 7, y La niña del rayo , de 6 (su nombre se debe a que, ya enterrada, los metales de ofrenda permitieron que penetrara un rayo y dañaran parte de su cuerpo).

La muerte de estos niños sucedió hace 500 años en el marco de una ofrenda a los dioses. De origen incaico, los indígenas procedían de Perú y buscaban el lugar más alejado y de mayor altura posible. Se cree que los chicos -que eran elegidos al nacer y tenían que ser sanos, puros y vírgenes- fueron emborrachados con chicha y fallecieron por el frío.

En el caso del varón, de todos modos, hay hipótesis que indican que murió por un edema pulmonar.

Cada seis meses el museo exhibe, de forma alternada, algunas de estas momias, que se encuentran dentro de cápsulas térmicas para conservar y preservar los cuerpos, a la misma temperatura de su hallazgo (-18°C y 40% de humedad). En estas vacaciones de invierno será el turno de La doncella de estar en exhibición.

El museo está abierto de martes a domingo y feriados, de 11 a 19.30 (los lunes está cerrado). Tel.: (0387) 437-0499. La entrada es de $ 30 (menores de 10 años y jubilados no abonan, estudiantes, 5 pesos).

Estrellas y planetas

La claridad del cielo sanjuanino hizo famoso el Complejo Astronómico El Leoncito (Casleo), en el parque nacional homónimo, sede de un grupo permanente de científicos, técnicos e investigadores en astronomía y astrofísica. Se puede realizar visitas diurnas para conocer el observatorio, pero el programa más interesante es la visita guiada a la noche, en la que se puede ver los astros a través de un poderoso telescopio, con la asistencia y las explicaciones de un técnico. Los turistas también pueden cenar y dormir en el predio, aunque sólo se pueden alojar seis personas por noche. La reserva, además, debe hacerse con anticipación. Informes por el (0264)-4213653 y 4273653, o visitar la página Web www.casleo.gov.ar

Es importante saber que las visitas no se hacen todas las noches, y que además están sujetas a la disponibilidad del tiempo.

El precio por persona, con alojamiento y cena, está en el orden de los $ 200, aunque los menores de 14 años tienen un descuento. No se permiten menores de 4 años ni mayores de 70, y no necesariamente por la complejidad de los temas (los chicos son los que generalmente se muestran más interesados y fascinados con las explicaciones), sino porque el observatorio está bastante aislado y a 2500 metros.

DINOSAURIOS La ruta de los dinos en Neuquén

Definitivamente la provincia de Neuquén es el mejor lugar del país para descubrir dinosaurios. Desde la capital se puede seguir la ruta de los dinos que lleva a museos de sitio y paleontológicos con importantes reproducciones y hasta a sitios de excavación.

Villa El Chocón. A 80 km al sudoeste de Neuquén, el Museo Ernesto Bachmann está dedicado al Giganotosaurus carolinii , el dinosaurio carnívoro más grande hallado, llamado lagarto gigante del Sur.

El museo exhibe los restos originales del Giganotosaurus carolinii , en una reproducción del sitio del hallazgo, y también tiene una réplica de este dino realizada en tamaño real en fibra de vidrio y resina plástica.

Además, réplicas de dos dinosaurios encontrados en la Patagonia: Carnotaurus sastrei y Neuquensaurus australis .

Horarios: hasta diciembre, de 9 a 19. www.villaelchocon.org.ar

Plaza Huincul. Por la ruta nacional 22, desde Neuquén, a medio camino hacia Zapala, Plaza Huincul invita a visitar el Museo Carmen Funes. Exhibe algunos de los fósiles más interesantes como restos del Argentinosaurus huinculensis , el dinosaurio herbívoro más grande del mundo, y una enorme reproducción (tamaño real) del esqueleto del Giganotosaurus carolinii .

De lunes a viernes, de 9 a 19.30; sábado, domingo y feriados, de 9 a 21. Rutas Nac. 22 y 17 (8322 8318), Cutral-Có Plaza Huincul.

Proyecto Dino. El yacimiento paleontológico de Lago Barreales, en la región centro-este de la provincia, a 90 km de Neuquén, propone ser paleontólogo por un día.

La visita guiada a través de las excavaciones permite ver restos fosilizados y reproducciones en tamaño natural de los dinosaurios que habitaron la región hace millones de años.
 
Este centro, en plena actividad, es uno de los pocos que están abiertos al público. Se puede ver la excavación Futalongko y la sala de exposición; allí hay huesos fósiles que pertenecían a dinosaurios herbívoros y carnívoros, como el gigantesco Futalongkosaurus de 35 m, y el temible Megaraptor, con sus garras de 42 cm de largo.

La visita guiada de una hora y media cuesta $ 25 para mayores y 15 para menores.

Los fanáticos pueden ir a pasar el día y trabajar como un paleontólogo más en el proyecto Dinodiurnalis, en la excavación y en el laboratorio de fósiles.

La actividad de día completo cuesta US$ 120 por persona e incluye almuerzo, merienda y actividades de excavación. También es posible quedarse a dormir. proyectodino@yahoo.com.ar

Av. Megaraptor 1450, Proyecto Dino. Ruta provincial 51, km 65; 0299-154182295; e-mail: info-turismo@proyectodino.com.ar ; www.proyectodino.com.ar

Trelew, en pijama

Cada viernes de julio y agosto, desde las 21 y hasta las 9 del sábado, el Museo Paleontológico Egidio Feruglio, en Trelew, ofrece el programa Exploradores en Pijama, para chicos de 6 a 12 años. Antes de acostarse en sus bolsas de dormir, los chicos recorren los talleres, laboratorios y gabinetes de investigación del museo, sitios que no siempre están abiertos al público.

Ven un video sobre la vida y las costumbres de los dinosaurios; participan de juegos en el auditorio o arman copias de dinosaurios en yeso, entre otras actividades. El cupo es de 30 chicos por noche y el precio, de $ 135 por chico (incluye cena y desayuno). Informes: 02965-43210 20012.
 

Valle de los gigantes

En Colonia Sarmiento, Chubut, el Parque Paleontológico a cielo abierto expone 11 réplicas de dinosaurios, realizados en tamaño natural y esculpidos con rigor científico.

Corresponden a ejemplares hallados en el departamento de Sarmiento y en zonas aledañas. Se accede a través de una visita guiada, que se toma desde la Dirección de Turismo, a dos cuadras.

Talampaya e Ischigualasto

Tanto en el Parque Nacional Ischigualasto (conocido como el Valle de la Luna), en San Juan, como en el Parque Nacional Talampaya, en La Rioja, alguna vez rugieron los dinosaurios.

Ischigualasto fue una gran depresión en la era mesozoica; Talampaya, un paraíso tropical durante la era triásica. Hoy, ambos sitios son un museo a cielo descubierto donde se pueden ver restos fósiles, huellas prehistóricas y rastros arqueológicos.

Ambos parques, separados por apenas 80 km, forman parte de una misma cuenca arqueológica. Lo más recomendable es tomarse un día entero para visitar cada parque.

Ischigualasto abarca 63.000 hectáreas y sólo una muy limitada área está disponible para los turistas (el resto está reservado a investigación permanente).
 
La Cancha de Bochas (donde se desparraman incontables esferas de piedras), las figuras del Submarino y del Hongo, las torrecitas o vigías (en la cresta de un montículo), el Gusano o el murallón de Los Colorados son algunas de las extrañas y caprichosa formas geológicas que se descubren en el parque.

Talampaya no se queda atrás en las extraordinarias figuras talladas por la erosión, que están dispersas a lo largo y ancho de las 215.000 hectáreas de esta versión local del Cañón del Colorado. Jugar a descubrir El Monje, La Catedral, El Rey Mago o El Tablero de Ajedrez es una actividad fascinante para grandes y chicos.

En estas tierras áridas y rojizas se encontró uno de los primeros dinosaurios que habitó la tierra hace 250 millones de años, el Lagosuchus talampayensis .

Hay varias maneras de recorrer Talampaya: 1) en camioneta: el turista deja su auto y toma unas camionetas abiertas que lo llevan por tres circuitos más o menos alejados; 2) en bicicleta; 3) caminando.

La excursión al cañón es de $ 70 por persona, en tanto la excursión Safari Aventura en 4x4, de $ 120 por persona. La entrada general es de 30 y 10 para argentinos. Jubilados, menores de 16 años y discapacitados entran gratis. En invierno, el parque abre de 8.30 a 17.30.

En Ischigualasto, en tanto, la entrada general cuesta $ 35 (70 para extranjeros, menores de 6 años gratis), e incluye guía y una visita guiada al Museo de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de San Juan. A diferencia de Talampaya, se puede ingresar con vehículo propio, previo pago de $ 50. En invierno está abierto de 8 a 16.

Museo de Ciencias Naturales de La Plata

El edificio -custodiado por los tigres diente de sable- es un clásico para conocer todo sobre dinosaurios, cuyos huesos y fósiles forman parte de los dos millones y medio de piezas que atesora el museo. Entre la vasta colección se cuenta con la réplica de un esqueleto completo del Diplodocus (donada por Estados Unidos en 1912), el cráneo del popular Tyrannosaurus rex o el original del Neuquensaurus (dinosaurio herbívoro del norte de la Patagonia), entre muchísimos ejemplares.

El museo está abierto de martes a domingo, de 10 a 18, y es gratis para menores de 12. Paseo del Bosque s/N°; 0221-425-7744

Además, del 17 del actual al 1º de agosto se podrá visitar (de 11 a 18) la muestra al aire libre Dinosaurios del mundo, exactamente frente al museo, en el Paseo del Bosque. El recorrido está conformado por representaciones de los reptiles más característicos del jurásico y cretácico, en un entorno intervenido por la Universidad Nacional de La Plata acorde con la vegetación de la época.

Hay visitas guiadas didácticas, cine con proyección de cortos sobre dinosaurios y la exposición de muñecos realizados por los artistas que hacen los momos de fin de año (dinosaurios realizados con papel maché, hechos a escala real). Todas las actividades que se realizarán son gratuitas.